Cuando alguien se compromete en un proyecto de Dios puede estar seguro que contará con la ayuda divina para enfrentar los problemas que se presenten, pero lo que no duda nunca es que Él se encargará de sus necesidades básicas. Así lo hizo con el pueblo de Israel cuando lo sacó de Egipto y lo ha hecho con el colegio desde sus inicios hasta hoy que, enfrentados a la pandemia, no ha faltado lo esencial a la gran familia CBC ¿No es este motivo para elevar una oración de gratitud?

“Enviaste tu buen espíritu para enseñarles y no apartaste el maná de su boca y agua le diste para su sed” Nehemías 9:21



Cuando alguien se compromete en un proyecto de Dios