El nacimiento de un bebé es siempre motivo de alegría, se eligen nombres, ropas especiales, fiestas de recepción y mucha expectación frente a su llegada. ¿Cómo no hacerlo así con Jesús?  Cuando toda la familia se reúna a celebrar recordemos los nombres dados al divino niño y su especial significado: El que nos aconseja y guía, El que tiene el poder para ayudarnos, El que no tiene limitación de tiempo ni espacio, El que puede traer paz al corazón y a este convulsionado mundo. ¡Ese es nuestro Dios venido a la Tierra!



Navidad