PERFIL DEL ESTUDIANTE

El ideal de hombre o mujer que el colegio aspira formar con la colaboración de su familia y la disposición del estudiante es:

 

1. Que viva conforme a la dirección de Dios.  Una persona que no sólo cultive su intelecto, crecimiento personal y/o social, sino que, además, tenga clara conciencia que es poseedor de un espíritu que debe cultivar y alimentar.  En síntesis que pueda enfocar su vida en una práctica cristiana integral, constante y consecuente.


2. Sea una persona consciente de sus riquezas personales y de sus posibilidades.  Una persona que desarrolle su inteligencia intelectual, emocional y espiritual expresando en ellas su creatividad y que a su vez estas estén al servicio de sus máximas aspiraciones personales. Una persona que también reconozca el error como un aprendizaje para la vida, que propicie la capacidad de aceptar las críticas constructivas y el cambio positivo que de estas emanen.


3. Que sea una persona íntegra.  Es decir, debe constituir un aporte en el desarrollo moral del mundo que le rodea.  Que sea capaz de amar y dejarse amar, caminar con otros en relaciones positivas construyendo vínculos de fraternidad de manera que inspire a otros a través de su ejemplo.


4.Esté abierto al llamado de Dios en su proyecto de vida.  Una persona cuyos principales intereses vocacionales reflejen su anhelo de servir al otro como una misión de Dios, más que una aspiración personal e individualista, una perspectiva que impacte y contribuya a nuestra sociedad.


5.Tenga un alto sentido del valor por la familia.  Que constituya un apoyo permanente a su entorno familiar, aspire y valore a futuro la conformación responsable de su familia y que posea una valoración de la dignidad y respeto por la vida como un valor inalienable del ser humano.