DIRECTORA

 

Karina Díaz Melgarejo
Directora



Estimada Comunidad Educativa CBC, doy gracias a Dios pues juntos podemos dar inicio a un nuevo año académico. Son muchos los pensamientos y los sentimientos que se vienen a mi mente, pues al cumplir un año junto a ustedes, he podido comprobar que este es y será el más lindo desafío profesional del que podré contar.  A su vez debo reconocer que los pasos que hemos podido sumar a la larga trayectoria de nuestro colegio, no habrían sido posibles sin el apoyo de cada uno de los integrantes del directorio de la Fundación que nos sostiene, de mi gran equipo de funcionarios, de las familias que han depositado su confianza en nosotros y de nuestros maravillosos estudiantes, quienes siempre serán el centro y el corazón de nuestra institución.


Sin duda TODOS somos un solo EQUIPO a la hora de educar, de formar a jóvenes y señoritas que construyan sus vidas y permanezcan en ellas, al alero de los valores, de los PRINCIPIOS CRISTIANOS que buscan formar personas de bien, personas que contribuyan e impacten positivamente nuestra sociedad.


Siempre serán muchas las tareas por hacer en el área de la educación, por nuestra parte nuestro colegio ha vivido un año de importantes reflexiones: acerca del perfil de los estudiantes y las familias de hoy, de cómo podemos dar vida al concepto de innovación al interior de nuestras aulas, de lo importante que es detenernos para compartir experiencias y analizar cómo podemos mejorar.  De esta manera, la INNOVACIÓN la entendemos como una actitud en la que salimos de nuestra zona de comodidad y cuyo ciclo debe ser la MEJORA CONTINUA.


Nuestras reflexiones han dado paso a mejoras, cambios de distinta índole: infraestructura, academia, convivencia escolar, entre otras, que esperamos puedan potenciar los aprendizajes de nuestros estudiantes y hacer del colegio un lugar especial, un lugar para disfrutar.


Estimados estudiantes, poseen grandes y variadas herramientas a vuestra disposición, sin embargo, la meta no se alcanzará, sin sacrificio, perseverancia y responsabilidad. La invitación este año es a destacarse, a dar lo mejor, a hacerse cargo del proceso formativo desde el primer día de clases.


Como siempre no estarán solos en el camino, cuenten con vuestro colegio, con sus familias y lo principal: Recuerden que todo lo podemos en Cristo, pues Él nos fortalece.

 

Atentamente,

Karina Díaz M.

Directora.